Regalos Sin Estorbo

REGALOS SIN ESTORBO

“Viene la época de dar y recibir regalos. Nos hace sentir queridos, pero también atasca los clósets. Esta vez te recomiendo algunos regalos que no estorban.”

REGALOS SIN ESTORBO

Las fiestas se aproximan, al menos ya es noviembre, porque para nadie es un secreto que una de las cosas que más me conflictúan, es esa pérdida de identidad estacional. Eso de venderte pan de muerto desde agosto, el Hallloween desde septiembre y la navidad y sus villancicos desde octubre es demasiado para mí. Creo que el afán mercantilista de estos días, nos hace vivir más deprisa de lo que en realidad debiéramos. Pero bueno, yo no cambiaré las tendencias de mercado (al menos no me lo he propuesto), así que trato de evitar los pasillos de novedades en el supermercado y voy a mi despensa, salvo cuando ya vivo la celebración acorde a su tiempo.

Hoy me vino a la mente mi propia experiencia de los últimos tiempos. Procuro que mis regalos a dar y recibir sean lo menos invasivos en cuanto a espacio se refiere. Disfruta tanto la conveniencia de los presentes que no ocupan espacio o que ocupan muy poco de él. La experiencias lo he dicho, son lo máximo en la vida, porque al otro plano dimensional, otra vida o cielo, como gusten llamarlo, lo que realmente nos llevamos, es aquello que hayamos vivido, hecho y disfrutado aquí mismo. Por tanto los regalos que mejor se pueden disfrutar son las experiencias, porque además, hablan de la atención que prestamos a los gustos de los demás sin convertir el presente en motivo para completar un roperazo.

Alimento.

Una buena comida en un restaurante lujoso, es sin lugar a dudas una experiencia que podemos regalar, porque tal vez no sea una experiencia de todos los días, pero las memorias que se generan acompañados de sabores y sensaciones perduran siempre.

Eventos.

Que decir de boletos para el teatro, para el cine o para un concierto. Tal vez para una exposición de arte. Yo amo los shows del Cirque Du Soleil y siempre que están en la ciudad, a mi madre le hago el regalo de llevarla porque también es fan y terminamos siempre con una sonrisa que dura por incontable tiempo. Además con la memoria podremos revivirlo una y otra vez.

Vacaciones.

Quizá las más gratificante de las experiencias que se pueden regalar, es un viaje a tierras desconocidas, para conocer panoramas, personas y costumbres. Ya sea dentro o fuera del país, un viaje siempre nos reportará además de disfrute, mucha cultura y aprendizaje.

Regalos Digitales.

Letra y música virtual, postales hechas de pixeles, son de esos regalos que prácticamente no ocupan espacio, solamente en disco duro o nube, y que nos pueden remitir a momentos de diversión, emoción y divertimento como nunca. Yo recuerdo por poner solo un ejemplo, que solía leer bastante hace muchos años; por la falta de tiempo y de interés dejé de hacerlo, pero ahora con los libros virtuales que están al alcance de mis yemas, he leído solo en este año, más libros que en varios años anteriores y eso que empecé a mediados de años. Lo mismo la música virtual, hasta los videojuegos que se pueden descargar. Ya no es necesario llenar álbumes, estantes o libreros, si lo podemos tener en virtual.

Salud.

Este punto te parecerá más cuestionable, pero este año que cumplí 41 decidí que año con año me regalaré salud, o mejor dicho revisiones médicas preventivas para garantizar mi salud. Considerando el costo de los servicios sanitarios, créeme, nadie podrá decir que es un regalo inconsciente otorgar a un ser querido un check up médico.

Eres libre de regalar lo que consideres mejor y vaya acorde a la personalidad de quien recibe, pero ten en cuenta que muchos regalos terminan en manos distintas del recipiente original y otros solo sirven para atascar los espacios, pues se usan un par de veces como máximo, así que los regalos que no estorban, las experiencias, son una buena opción y las hay para todos los presupuestos.

Ganancias Del Minimalismo

ZEN

“Minimalismo y su ventaja de ganar perdiendo. Contar con menos posesiones aviva muchas áreas de la vida, además de la consciencia de lo que es valioso”

ZEN minimalismo

A nadie nos gusta perder, pero hay ocasiones que perder, nos lleva a ganar algo más valioso, desde experiencias, tiempo, mejores relaciones personales, más claridad mental, tranquilidad, etc. Yo se que no pensarás que eso es posible, ¿Cómo he de ganar algo si he perdido otra cosa? Pues bueno, si es posible, yo lo he experimentado y puedo decirte que he ganado con practicar principios del minimalismo en mi vida. Aclaro antes que pueda ofender sensibilidades, ni me gustan las etiquetas de ninguna índole ni soy minimalista, soy solo una persona que busca tomar aprendizaje de diversas opiniones, filosofías y maneras de conducirse por la vida.

Al perder o dejar ir voluntariamente aspectos materialistas en mi vida, aplicando fundamentos del minimalismo como su máxima “menos es más”, misma que aplicara en arquitectura Mies Van Der Rohe como parte del movimiento moderno hace 90 años; he aprendido y re-aprendido en algunos casos, que las delicias de la vida no son proporcionales al contenido de nuestras casas ni al número de nuestras posesiones. Pero hablemos de ganancias al dejar ir muchas de mis posesiones.

He ganado tiempo.

Al dejar ir cosas que ocupaban mi tiempo y que no necesariamente disfrutaba, empecé a darme cuenta que ganaba tiempo. Ese tiempo lo empecé a dedicar a otras cosas que llamaron mi atención y en las que ahora ocupo mis pensamientos y acciones.

He ganado dinero.

Al sentir menor necesidad por cosas materiales, he ido frenando mis gastos, eso me permite tener más disponibilidad de dinero para destinarlo a cosas que realmente hacen que me sienta feliz y realizado.

He ganado tranquilidad.

Es tan simple como decir que mientras menos cosas tengo, menos cosas tengo de que preocuparme, ya sea porque se pierden, porque se dañan o porque dejan de gustarme.

He ganado espacio.

Decía Geralin Thomas en un episodio de Hoarders, “No necesitas más espacio para almacenar, necesitas menos cosas”. Ciertamente, al tener menos cosas, es más fácil encontrarles un lugar en casa y que estas permanezcan ordenadas, al tiempo que tienes menos que limpiar.

He ganado profundidad.

Me he dado cuenta que mi mente apunta a las personas y su esencia, no si tienen o no un estatus de terminado. Yo mismo he dejado de lado ese paradigma de que la felicidad se consigue en una casa grande, un auto del año y mucho dinero en la bolsa. La felicidad está muy lejos de depender de las cosas.

Estoy en un proceso, no soy minimalista, no creo llegar a serlo, la verdad no me gustaría estereotiparme como tal o cual. Reconozco eso si, las grandes ventajas que tiene y aplico de ello lo que sirve a mi crecimiento como persona, además hoy que estudio Tanatología, me sirve dejar ir no solo a las personas, también a los objetos.

Celular Y Productividad

celular y productividad

“El celular es una herramienta de productividad innegable. Aprende a no dejarte llevar por sus encantos y mantener a raya sus tentaciones y sus espejismos”

celular y productividad

¿Acaso piensas que por ser organizador no tengo mis demonios internos? Claro que los tengo, ya me decían hace muchos años que el internet había sido mi Waterloo, ahora puedo decir que día a día libro una batalla con mi Smartphone. No es porque me de problemas usarlo, es más bien porque si no me pongo mis límites claros, podría pasar todo el día en él revisando desde correos, la página de NACHOrganiza, las redes sociales y por supuesto, los videos que a todos no sacan las lágrimas de risa.

Así es amigos, el teléfono celular puede ser una herramienta invaluable para los negocios y para estar en contacto con amigos y familia, en más de una manera. Pero del mismo modo es una navaja de doble filo, que hemos de ser muy sensatos a la hora de manipularla. Dejar que nuestro tiempo se consuma no es una manera productiva de vivir. Es más podría costarnos más que solo el tiempo, también nuestra fuente de sustento o severos problemas familiares. Veamos pues algunas maneras muy sencillas de no dejar que el celular afecte nuestra productividad.

Correo Electrónico.

Vamos a marcar 3 o 4 ocasiones repartidas durante el día en que revisaremos nuestras cuentas de correo y destinaremos entre 5 y 7 minutos para leer y contestar cualquiera de los correos que necesiten una respuesta. En caso de tratarse de corres que atañen al trabajo, esos tiempos pueden ser de hasta 15 minutos, así que solo demos contestación a lo de verdad urgente.

Redes Sociales.

Podemos decir que también le diéramos dos o tres sesiones por día de no más de 5 minutos, pero se que nadie va a cumplir con esa meta. Pongámonos permisivos por una vez y acordemos 3 minutos de redes sociales por cada 50 a 60 minutos de trabajo, pero para no pasarnos de raya, acordemos que cada receso será para revisar una red diferente, así no habrá pretextos de que descuidamos a unos y no a otros.

Notificaciones.

Ninguna de las anteriores medidas, va a surtir efecto si no evitamos ser molestados por señales de alerta sonoras o visuales. Se inflexible y apaga las notificaciones, porque además de ser molestas, existe el factor psicológico, de que al mirar y escucharlas sentimos curiosidad sobre todo cuando nos refrenamos a los tiempos establecidos y terminamos angustiados sin razón.

Eliminar.

La purga sirve no solo para organizar el clóset y su contenido, también en los Smartphones. Elimina toda App que no utilices y especialmente aquellas de mensajes, conversaciones y redes sociales, mejor que tengas unas pocas pero que sean las que de verdad disfrutas y no las que “debes” tener por tendencia.

Son solo cuatro pasos, cuatro aspectos a cuidar que tendrán un efecto positivo en tu productividad. Síguelos al pie de la letra y te vas a dar cuenta que colocar límites a cada una de nuestras actividades, incluso a las de recreo, hacen que disfrutemos cada momento de la vida.

Remodeling and Home Design
Dame tu voto en HispaBloggers!